Rehabilitación del suelo pélvico

suelo-pelvico

Suelo pélvico ¿qué es?

Se denominauelo pélvico o al conjunto de músculos, ligamentos y tendones situados en la base de la pelvis. Su importancia radica en que es el sostén y el apoyo de todos los órganos pélvicos. Es importante aclarar que TODOS lo tenemos. Sí,  los hombres también, aunque en nuestro centro estamos especializadas en el tratamiento del suelo pélvico femenino.

¿En qué consiste esta especialidad?

Esta especialidad, conocida también como pelviperineología, es la que se encarga de tratar y prevenir todas las disfunciones relacionadas con el suelo pélvico.

¿Cuáles son las patologías más habituales?

  • Incontinencia: se define como la pérdida involuntaria de orina (incontinencia urinaria) o de heces y/o gases (incontinencia fecal). En ambos casos, es más habitual encontrarla en mujeres y normalmente están relacionadas con las intervenciones quirúrgicas, con el parto o con la menopausia.
  • Disfunciones sexuales: son los problemas que pueden surgir durante la relación sexual que impiden que ésta se lleve a cabo. La más importante en la mujer es el vaginismo (contracción involuntaria de los músculos rodean la vagina).
  • Prolapsos: se denomina así al descenso de uno o más órganos desde la cavidad pélvica al exterior. Afecta tanto a mujeres como a hombres (¡recordad que los hombres también tienen suelo pélvico!). Los órganos que pueden salir al exterior con la vejiga, el útero y/o el recto.
  • Dolor pélvico crónico: se trata de un síndrome cuya principal característica es que la aparición de dolor en la región pélvica. Este dolor tiene que prolongarse al menos durante 6 meses, ya sea de forma continua o intermitente. Generalmente no aparece por un único factor, si no que es la suma de disfunciones (ginecológicas, gastrointestinales, musculoesquéticas o psicosociales).
  • Endometriosis: esta patología aparece cuando crece endometrio (la capa de tejido que recubre el útero) fuera del útero. Los síntomas más habituales son dismenorrea (períodos dolorosos) y sangrado excesivo y dolor al orinar, defecar o tener relaciones sexuales. La fisioterapia no puede eliminar este exceso de tejido, pero es muy efectiva aliviando la sintomatología.

    Otras patologías relacionadas

    En consulta no solo nos encontramos las patologías que hemos mencionado antes, si no que también son bastante habituales las siguientes:

    • Diástasis abdominal: se denomina así a la separación excesiva del recto del abdomen (la famosa tableta de chocolate). Es totalmente normal durante el embarazo, ya que para que el bebé crezca toda la zona abdominal tiene que estirarse. Sin embargo, el problema llega cuando esta separación sigue existiendo después de dar a luz.  Esto puede ocasionar dolores de espalda, problemas digestivos y problemas estéticos. Por supuesto, también causa problemas en el suelo pélvico, ya que la musculatura abdominal y el suelo pélvico están íntimamente relacionados.
    • Cirugía uroginecológica y/o abdominal: las histerectomías o las intervenciones para el tratamiento del cáncer uroginecológico y/o abdominal causan modificaciones a nivel estructural. Estas modificaciones, a su vez, causan inflamación, adherencias y dolor.
    • Cicatrices: como consecuencia de las cirugías aparecen las cicatrices, siendo, por sí mismas, las causantes de algunas patologías. Por eso, es imprescindible tratarlas para evitar problemas en un futuro. Las más habituales son las cesáreas y episiotomías.
    • Dolor de espalda: el suelo pélvico también tiene una estrecha relación con la musculatura lumbar y la de las caderas. Muchos dolores lumbares tiene su origen en una patología de suelo pélvico, de ahí la importancia de valorar a nivel global toda la musculatura.
    • Pide cita en nuestro centro y mejora tu calidad de vida.